Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2011

Why?

Es complicado todo eso. Nunca había pensado cosas como esas, aunque la verdad es que es algo a lo que me enfrenté desde el primer momento. 
Me dicen, que es algo normal, que es una de los muchos síntomas que tiene, por decirlo de algún modo, efectos secundarios.  
Lo bueno es, que si ocurre así realmente, estará todo perfecto, y sería todo como quiero que sea.
Lo malo, que si no, se destrozará todo, y no quedará nada.

Comunicación.

Es lo primero que aprendemos en esta vida. Lo gracioso es que, en cuando crecemos, nos aprendemos las palabras y empezamos a hablar, empezamos a darnos cuenta de lo difícil que es saber que decir. O como pedir lo que realmente necesitamos.
Al finalizar del día, hay cosas de las que no puedes evitar hablar. Cosas que no queremos oír, y cosas que decimos porque no podemos callárnoslas más. 
Hay cosas que son más de lo que decimos, son lo que hacemos. Cosas que decimos porque no nos queda otra. Cosa que nos guardamos para nosotros mismos. Y, no siempre, pero de vez en cuando, cosas que simplemente hablan por si mismas.

Probable, poco probable.

La real academia define la palabra imposible como algo que no tiene facultad ni medios para llegar a ser o suceder, y define improbable como algo inverosímil, que no se funda en una razón prudente.
Puestos a escoger a mi me gusta más la improbabilidad que la imposibilidad, como a todo el mundo supongo...
La improbabilidad duele menos y deja un resquicio a la esperanza, a la ética.
El amor, las relaciones, los sentimientos, no se fundan en una razón prudente por eso no me gusta hablar de amores imposibles sino de amores improbables, porque lo improbable es por definición probable...
Lo que es casi seguro que no pase, es que puede pasar, y mientras haya una posibilidad, media posibilidad entre mil millones de que pase, vale la pena intentarlo.

Quedan exactamente 49 días...

Es patético que a pesar de casi 10 meses yo siga preocupada por eso. No vale la pena, o eso es por lo menos lo que quiero creer.
El año pasado me llamaste, y me lo dijiste.  Ya tengo completamente asimilado que este año no me llamaras. Ni este, ni el otro, ni el otro, ni el próximo... así que sabiendo esto debería borrar tu número de la agenda de mi móvil, pero supongo que sigo teniendo la estúpida esperanza de que algún día me llames.
No lo harás.
Lo sé.
Espero equivocarme y que lo hagas, pero no, sé que no lo harás.
Así que yo seguiré con todo esto, mientras tu lo olvidas todo y me resignaré a que nada más se puede hacer.
Un millón de palabras no pueden hacer que vuelvas, lo sé porque lo he intentado, tampoco un millón de lagrimas, lo sé porque he llorado hasta no poder más.
Ya sabes, sin cariño no cambies.


No-sé-nada.

Aveces te das cuenta de que las cosas no volverán a ser iguales. Piensas en si deberías intentar hacer algo para que eso cambie, si vale la pena realmente, o si es mejor seguir con una sonrisa y mandarlo todo a la mierda. No sé si es cuestión de intentar arreglar algo que no se sabe como va a terminar, o dejar que pase el tiempo a ver como termina realmente. No sé si he de seguir dando todo a cambio de nada.
Aveces, te das cuenta de que a lo mejor es el momento de aprovechar ese cambio realmente.
Aveces, te das cuenta, de que en realidad no quieres, que se termine todo.




CLMN♥

Si buscas en el diccionario la expresión ''Alma gemela'' en el diccionario, te saldrá lo siguiente:
Un alma gemela es alguien que comparte una afinidad profunda y natural con otra persona en el campo afectivo, amistoso, amoroso, sexual o espiritual. Este concepto da a entender que ambas personas son las mitades de una alma y que éstas deben encontrarse.
Yo, lo resumo de la siguiente forma.
Tu.