Ir al contenido principal

A pesar de todo, yo sigo aquí.

Yo tenía un sueño.
Tenía la realidad más perfecta que jamás hubiera imaginado. Un día a día que no hubiera cambiado por nada del mundo.
Ese deseo de que no terminara lo que estaba sintiendo, de que no se rompiera todo como si de una frágil copa de cristal se tratara, que no se quedara en la nada como si fuera una delicada rosa que ha perdido todos sus pétalos.
Yo tenía una creencia.
Esa que me decía que a pesar de las inseguridades eran solo eso, inseguridades, que podría con todo lo que viniera, que los problemas se solucionarían, que hay excepciones que contradicen toda regla lógica impuesta porque no conocían lo que nosotros estábamos viviendo. 
Lo tenía, realmente lo tuve durante tanto tiempo, que aunque pensaba que podía terminar todo lo dejaba en el baúl de los pensamientos sin sentido y no le daba importancia. 
Pero se terminó todo, como siempre terminan las cosas. Por mucho que se luche, un día te despiertas entre lágrimas porque te das cuenta de que todo por lo que has luchado se ha terminado, que aunque duela muchísimo, ya no se puede hacer nada para salvar todo aquello por lo que un día diste todo lo que pudiste para que saliera adelante. Que no se puede insistir, sino por lo contrario dejar ir. Empacar todos los sentimientos y guardarlos para poder seguir adelante con una herida abierta que se supone que se cerrará con el tiempo, porque eso es lo que dice la gente que pasará.
Y es ahí cuando te das cuenta de que solo quedan los recuerdos que hacen sonreír, la impotencia que hace llorar, una caja guardada en el fondo del armario con todos los recuerdos que fui guardando día a día, y que ahora no se pueden ver, tienen que permanecer guardados en el fondo de la caja para que no duela más. Quedan solo los sueños rotos, las promesas no cumplidas, y las mañanas en las que rezo para que todo sea un mal sueño, una pesadilla, y que cuando agarre mi móvil halla un mensaje que me haga suspirar, sonreír, y darme cuenta de que todo sigue siendo lo que debería haber sido, y no lo que fue.
Así queda todo, acostándome noche tras noche sabiendo que lo que haré será poner esas canciones, todas esas canciones que un día significaron algo y que ahora sirven tan solo para hacerme llorar. Para que esas lágrimas salgan de lo más profundo de mi logrando que me de cuenta de que por mucho que diga la gente hay cosas que el tiempo no cura, que por muchos días, meses, o años que pasen hay cosas que no se olvidan, hay cosas que marcan la vida de una persona de tal forma que no hay nada que pueda lograr que se esfume ese antes y después que te ha marcado la vida. Y lo que queda en mi vida es segur adelante, pero seguir sabiendo que todo lo que fue ''todo'' para mi, y para alguien más, hoy solo es mio, que lo que antes no unía ahora nos separa, y que en ese nosotros, estas tu y yo pero por separado. 
He aprendido que los sentimientos tienen fecha de caducidad, que por mucho que duela hay cosas que no se pueden cambiar, que la vida sigue y yo tengo que  seguir con ella, y que aunque quería seguir contigo tengo que entender que lo único que puedo hacer es seguir sola, sin ti a mi lado, porque desperté de los sueños que soñé un día a tu lado.
Si, yo tenía un sueño, todos tenemos un sueño que nos hace luchar, ser fuerte, continuar, sonreír o llorar. 
Si, tenía una creencia que me hacía enfrentarme a todo lo que se me pusiera por delante, que hacía que me sintiera fuerte ante todo, a pesar de todo.
Así que aquí sigo yo, amándote a pesar de todo lo que ha pasado, de todo lo que hemos vivido, de todo lo que ha quedado atrás. El amor es fuerte, puede con todo, con cualquier desilusión sea como sea, y aunque el amor pueda llegar a disminuir con el tiempo, lo que un día creó, enseñó, mostró e hizo sentir siempre quedará ahí.
Pero hoy solo me queda ser fuerte, seguir adelante y saber que yo tenía muchas cosas, cosas que ya no tengo, que probablemente no tendré más pero que me han cambiado. Porque no debo estar mal por que perdí, porque realmente gane. Gane al tenerte a mi lado, aprendí de ti, aprendí contigo, y crecí como persona. Eso es lo importante. Así que voy a dejar de pensar en lo que tenía, y me voy a quedar con lo que tengo gracias a todo lo que un día tuve. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Especial.

Hablaré de ti,
Con ese pelo rubio
Y esa sonrisa fuerte,
Con esa valentía de poder con todo
Y no dejar que nada
te pueda
a ti.

Hablaré de cómo te emocionas con un par de versos,
De tus enfados
Y de tu cara de caprichosa,
Y de como me gusta porque es cuando eres más tú que nunca.

De tu estrés por la vida
Y de tu calma para los demás,
Siempre para los demás.

De las risas en momentos serios,
Y de tus ''tía''
Que repetirás como mil veces al día
Y qué yo espero escuchar mil veces al día más.

Hablaré de cómo eres mi apoyo,
Y de cómo elegiría mil veces el momento en el que decidí hablar con esa chica de la Facultad.

Hablaré de lo que somos las tres juntas.
Las tres unidas.
Siempre las tres.

Que seré tu fuerza cuando lo necesites
tus lágrimas cuando llores,
Tu eco cuando rías
Tus manos,tus ojos, y tu amiga sobre todas las cosas.

Que estoy aquí
Y qué espero
Que no lo olvides.

Hablaré de como te he visto reír
Y cómo te he visto llorar.
Y de como te quiero,
en poco tie…

Mereces un huequito aquí.

No sé cuál es el motivo,
que lleva a una persona a escribir,
pero bendito motivo.
Llorar,
palabras,
es la mejor forma de llorar que conozco.
(Y tú tienes gran culpa de ello)

Siempre he dicho
que a los monstruos hay que sacarlos a pasear,
que se pierdan si es necesario,
o que vuelvan,
si tienen que volver.
Al final
lo malo
sirve para hacernos fuertes.

Por experiencia diré,
que escribes una vez,
y caes en un puto vicio.
Pero leer,
leerte,
esa sí que es la mejor droga que conozco.

Y decirte,
que gracias a ti entendí que escribir no es huir.
Es afrontar.
Y hay que ser muy valiente,
para soltar todos,
y cada uno de tus miedos,
como quién anda con una pistola cargada,
y espera no dispararse encima.

Al fin y al cabo,
escribir y quedarse desnudo,
es casi lo mismo.
Y es cierto que mi cuerpo no te dirá lo mismo que mis palabras,
pero al final,
lo realmente jodido,
es sentirse expuesto.

Hay sonrisas,
letras,
y sombreros de medio lado,
que te hacen ver la vida de otra forma,
o entenderla,
o expresarla,
o como quieras llamarlo.
Y mira que …

Asuntos pendientes.

Lo que callamos por..
Lo que perdemos por..
Lo que dejamos de ser por..
Hay que ser muy idiota, para no disfrutar de aquello
que te hace feliz.
El miedo
a veces,
es la diferencia entre el todo y la nada.

He llegado a la conclusión
de que quedarse quieto, es más cómodo que mover el culo
por aquello que te hace perderlo.
Y que a veces,
le dedicamos las luchas a las guerras equivocadas.

Así que hoy el silencio me pesa un millón de años,
mientras el miedo se convierte en motivo suficiente para dejarnos perder demasiado fácil.

No puedo decir más,
porque llevo demasiado tiempo sin decir nada.
Y digamos,
que se resume en que esto no va bien,
cuando podría ir de puta madre.

Es muy simple,
'miedo' sólo sería una palabra,
si no le diéramos el poder de destruirnos.