Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2012

Tres minutos.

Suena esa canción otra vez, y es inevitable no pensar en ti mientras canto entre lágrimas. Hacía tanto tiempo que no cantaba con tanto sentimiento. 
Te tengo por un momento a mi lado, meses atrás, cuando escuchábamos aquella hermosa melodía juntos, uno al lado del otro, pensando en un sueño que conseguiríamos juntos pero que por el contrario terminó.
Y ahí estaba reproduciéndose esa canción una vez más.
No puedes entender realmente el significado de una canción hasta que no la sientes, hasta que no te inunde el significado de cada una de las palabras y te recorra todo el cuerpo creándote un escalofrío de sentimientos. Que intenso se vuelve todo, puedo notar como las palabras gritan dentro de mi, luchan por querer salir, y así consiguen un significado. Logran explicar eso que yo sola no podía y logro encontrarme a mi misma. Entiendo lo que no lograba entender, y me doy cuenta de lo que quiero, de lo que siento, lo tengo todo claro por una vez. He dejado las dudas a un lado, y en este mome…

Quería decirte que;

Me levanto a esta hora solo para releerlo.Ayer no me dio tiempo, y no he dormido dándole vueltas a todo en mi cabeza, necesitaba analizar cada palabra, cada coma, cada espacio, para sacarle el mayor sentido. Yo  sabía que esto pasaría, lo sabía de sobra. Y no quería darme cuenta, me engañaba como tantas otras veces. Pero yo te entiendo, o quiero pensar que te entiendo. No te echo nada en cara, no te guardo rencor. Si lo haces bien echo está, tus motivos tienes y es lo mejor, y yo no puedo hacer nada para intentar cambiar eso. No sé qué pensarás ahora, si intento hacer como que no me importarse para hacerte las cosas más sencillas, o por hacérmelas a mí, hacerme antes a la idea de esto. Que no hay marcha atrás y que las cosas no volverán a ser lo que era. Pero pese a todo, quiero que sepas que aquí tienes a alguien que se preocupa por tu bienestar, que no tengas en cuenta lo que haga de ahora en adelante, por favor, por qué no sé que haré para asimilar esto, pero no te preocupes. Que sepa…

Latiendo a la par.

Cuando dos personas se aman con tal intensidad, no ha nada más importante que esa aureola de sentimientos constantes y pensamientos revoloteantes en el interior de cada uno. 
Ambos se miraban como quien mira un tesoro preciado, algo que jamás querrías perder.
El tiempo pasa muy lentamente para ellos, pueden contar los segundos que pasan uno frente al otro perdidos en una mirada como si de un  denso bosque se tratara. Perdidos, perdidos pero juntos, sienten que es imposible vivir uno sin el otro, pues ya no son dos personas, ahora son un solo ser.
Unidos para siempre, para siempre jamás se suele decir tantas veces, en tantas ocasiones. Tantas veces han escuchado eso de del desamor. Que lejos les quedaba a ellos el significado de tal palabra. No pasarían por ahí, no había necesidad, pues su amor era demasiado grande y podría contra cualquier cosa. Pues son la excepción de toda regla lógica, son distintos a los demás, ellos se aman con el corazón y no con palabras perdidas.
Caminaban juntos,…

Abriendo el corazón.

-¿La quisiste?
+Estuve con ella, ¡claro que la quise!
-Y después de que todo acabó, ¿la sigues queriendo?
+Aunque a veces me cueste aceptarlo si, la sigo queriendo.
-¿Y porqué no luchaste? ¿Porqué no hiciste nada para volver con ella?
+ ¿De que me hubiera servido? Si yo sabía que a pesar de quererla lo nuestro no podía ser, si a veces intentamos e intentamos aún sabiendo de que es inútil y llegamos a ese punto en el que nos damos cuenta de que ya fue suficiente, está de más decir que la amé, que lo que viví con ella fue hermoso, y que como se lo prometí más de una vez no la voy a olvidar nunca. Y quizá ella hoy me odie,  quizás todas sus amigas me odien porque piensan que fui un gilipollas que al poco tiempo de dejarlo con ella ya andaba con otras chicas, que nunca la quise, y todas esas estupideces que dicen las personas. Pero nadie sabe lo mal que yo lo pasé por ella, nadie tiene una idea de las sonrisas que ella me sacaba con el simple hecho de hablarme por el chat, y puede ser que si m…

Cosas de chicas.

-Hola amiga:Si supieras como me siento en este momento. Imaginando como estará con ella ahora, en una primera cita, como la que tuvimos nosotros una vez.  En un lugar, que se convertirá en su lugar, que será siempre el sitio que recordarán como el primer sitio al que fueron. Igual que nosotros teníamos uno. Así comenzamos nosotros, con una amistad que teníamos miedo a perder, pero arriesgamos. Y así perdimos, como pierden los valientes que luchan por lo que quieren, por lo que aman. Bueno, más bien perdí yo, que soy la que está aquí destrozada imaginando como él comienza una historia nueva, que lo hará feliz. Aunque supongo que eso es o que siempre he querido ¿no?, que él fuera feliz.  Aunque la verdad, jamás imagine que dolería tanto.  Hoy solo está en mi mente todas las primeras veces. La primera vez que quedamos en aquel parque, en ese muro que se convirtió en nuestro sitio. Aquel primer beso inesperado, seguido por millones en cualquier sitio. Y esos cosquilleos que sitió él, quedarán …

Había una vez, un final feliz.

Sigue mirando por la ventana.
Pobre ilusionada que tiene la esperanza de verlo algún día regresar.
En lugar de eso, los días pasan tranquilamente uno tras otro, haciendo creer que curan, cuando en realidad solamente duelen. Ella puede dar fe de que es así, pues ya no conoce los días de otra manera diferente a aquella.
Peor que los días tan solo eran las noches. Sola en la cama revivía los momentos que habían pasado juntos en aquel bello lugar de su casa. Bello antes, ahora esa belleza se había vestido de tristeza y soledad, parecía un lugar completamente diferente. 
Y así pasaba el tiempo, días seguidos de sus noches, seguidas de sus días y así se entrelazaba una cadena que parecía no tener fin en ningún momento.
Sonrisas que escondían lágrimas que evitaban preguntas y un falso ''todo está bien''. 
Que fuerte es a pesar de lo frágil que pueda aparentar al secarse una lágrima. Pero la fuerza se siente a su alrededor cuando ríe sin fuerza alguna para demostrar que ha superado …

Me faltan 10cm.

No soy rubia, ni alta, ni tengo unos ojos claros perfectos de esos que te quedarías horas mirando. Tampoco tengo un cuerpo de infarto, un pelo increíble, ni todas esas cosas que por lo que se ve, es lo que se busca en una chica hoy en día.
Por eso perdí ¿no?
Al parecer eso es lo que se necesita para poder ser feliz a tu lado.
Por eso ya no estas...
Pues no, soy todo lo contrarío a una chica perfecta y por eso paso las noches en el sufrimiento de no tenerte a mi lado.
Pues cuando te diste cuenta de que podía ir más allá de todo eso decidiste que no era tan importante. Sólo, que lo decidiste un poco tarde... podrías haberte dado cuenta antes.
Porque ahora te importa todo lo que antes no te importaba, ahora va mucho más allá de mi, incluso mucho más allá de ti mismo.
Y así es como quedo yo.
Frente a un espejo, viendo todo lo que tu no buscas, lo que no necesitas, y lo que ya te da igual.
Otra noche más, otro día más, pues el tiempo pasa, estés tú o no a mi lado, y las lágrimas me acompañan porque…

La formula del olvido.

Supongo que me tocó a mi recordar por los dos.
Esos sentimientos que desaparecieron en ti se instalaron en mi con la intención de quedarse, cuando en realidad yo quiero que desaparezcan.  Ojalá yo olvidara tan rápido como lo hiciste tú. Mejor dicho, ojalá tu no hubieras olvidado, no te hubieras olvidado de mi. No cuando yo te recuerdo tanto, pues te pienso como si no te hubieras ido. Y estás lejos, mucho más lejos de lo que yo quisiera que estuvieras aunque te quiero a mi lado, como aquel día, como todos esos días que ahora solo habitan en el pasado. En el mío por lo menos, pues como dije antes parece que tú olvidas rápido. Pensaba, que a medida que fuera pasando el tiempo, te pensaría un poco menos y te olvidaría un poco más, pero al parecer la lógica no hace efecto en mi, y lo único que hago es pensar en todo lo que un día se quedo sin hacer, en todo lo que dejó de importar. Y aunque realmente importe, solo se puede ignorar un poco el dolor, pues de nada vale tenerlo tan presente, cuand…

Pensamientos ajenos.

Y es así como dejaría todo por estar a tu lado.
Ya no importa el pasado conocido, lo importante es el futuro por conocer.
Cierro los ojos y me veo a mi misma sentada en la cama, con una caja al lado, una foto en mi mano, y lágrimas que no paran de caer.
No quisiera volver a pasar por eso, pues hay veces que el dolor alcanza el último riconcito de oculto del corazón y se apodera de el cual huésped no bienvenido. No puedo evitar observarme en el espejo. Mis ojos, un poco más húmedos de lo habitual por causa de las lágrimas que lo habitaron hasta hace bastante poco tiempo. Unas mejillas coloradas, y unos labios tan rojos que se podría decir que aún le quedan restos de un pintalabios que los hacían más voluminosos aún.
''¿Qué pensaras al mirarme?'', me preguntaba a mi misma sin quitar los ojos del reflejo que tenía justo delante de mi.
Sonrío. Te he imaginado contestándome que piensas que soy hermosa. 
Mi sonrisa se hace más grande solo al imaginar tu rostro. Jamás he visto rost…

Me complementa.

Iría al punto más alto de la tierra a ver el amanecer más hermoso contigo a mi lado. La verdad, no me importa cuanto tenga que caminar, el dolor de pies, o el frío que pueda pasar, siempre que te tenga para que me des un abrazo de esos que hacen que tu olor quede gravado en mi.Coger tu mano y caminar, caminar sin ningún rumbo, a ninguna parate, simplemente uno al lado del otro hasta llegar al lugar más sorprendente de la tierra, que será cualquier sitio improvisado en el último momento sólo para nosotros.
Que bella vista, cualquiera, da igual, no necesitamos ninguna especifica. Yo simplemente te miraría todo el rato sin creer que estés ahí, con la intención de hacer todo lo posible para estar un poco más. Por favor, algo más que un poco, tenemos todo el tiempo del mundo hasta llegar a donde queramos llegar. No hay limitaciones, ni obstáculos ni nada de gilipolleces que lo estropeen todo en cualquier momento inesperado. Sólo nosotros, sonriendo, siendo felices.Pues tu creas en mi felicid…

Creas en mi.

Me digo a mi misma que todo va a estar bien, que saldré adelante con todo esto, y que es normal, que lo nuevo da miedo. 
Pero creo que va un poco más alla. Se trata de perder una vez más sin tener oportunidad alguna de poder hacer nada, como si mis manos estuvieran encadenadas en los más profundo del oceano sin razón alguna.
Que complicado se vuelve todo de repente. La lógica se esfuma sin previo aviso cuando más se la necesita, y es que al parecer, nunca viene mal comerse de más la cabeza.
Pues no hace falta, esta vez no.
Por ti me tiro al río más profundo de cabeza solo con tener la mínima esperanza de que entres a salvarme, y luego, poder sonreír al aber que tu no dejarás que me ahogue, que me tendrás a flote en todo momento simplemente agarrándome de la mano y diciéndome una de esas palabras tuyas que me hacen enloquecer.
Y es que me he dado cuenta de que borras todo lo que hay al mi alrededor con tu simple presencia. Llegas a mi alejando todo lo que debía estar lejos hace mucho tiempo…

Amor y esas cosas.

Al perderte, tu y yo hemos perdido.
Yo, porque tú eras lo que más amaba.
Tú, porque yo era quien te amaba más.
Pero de nosotros dos, tu pierdes más que yo,
porque yo podré amar otra vez como te amaba a ti,
pero a ti jamás te amarán tanto como te amé yo.

En la mente de los dos pequeños enamorados.

No me pidas que te ame, ya lo hice sin que me lo pidieras.
No me pidas que te odie, odiaría que lo intentaras.
No me pidas ser amigos, ya lo fuimos, ¿lo olvidaste?.
No me pidas mis temeros, te los dí y los despejaste.
No me pidas que volemos, ya lo hicimos; me soltaste.
No me pidas mis sueños, sabes de sobra que vives en ellos.
No me pidas mis miedos, pues tu conseguiste vencerlos.
No me pidas el olvido, pues no podría entregártelo.
No me pidas mi rencor, sabes que lo tengo, pero no voy a entregártelo a ti.
No me pidas mi tristeza, tú fuiste el motivo de mi alegría.
No me pidas perdón, sabes que no hace falta palabras de disculpa.
No me pidas el cielo, lo rompimos, ¿no es cierto?
No me pidas que me valla, pues siempre estaré contigo.
No me pidas mi vergüenza, contigo no gasto de eso.
No me pidas mis suspiros, sabes que son para ti.
No me pidas que te ayude, lo hago a cada instante.
No me pidas tiempo, eso ya te lo estoy dando.
No me pidas sueños, podrías rompérmelos.
No me pidas lágrimas, ya las derram…

-Tengo ganas de ti.

Es el momento de escribirte lo que nunca fui capaz de decirte, aunque sea tarde. Escribir lo que ha sucedido en una carta que no te voy a mandar, que no vas a recibir nunca. Que como tu me enseñaste, en cuando acabe de escribirla la quemaré, los sentimientos se pondrán a arder, y ese dolor, cómo era...cómo decías tú... Ah ya, así ese dolor no se te queda tan dentro. Esta vez sólo quiero ser claro, sería un imbécil si no gritara que me he equivocado, contigo, que la he cagado pero bien, desde el principio.
He intentado avanzar sin apartar antes las cosas que me lo impedían, agarrado al pasado, mirando para atrás, queriendo olvidar pero sin parar de recordar, que locura ¿no? empeñado en quedarme ahí. 
En medio de un lado y del otro, sin perdonar, sin perdonarme, sin avanzar.
¿Dónde está el secreto del futuro?
Puede que esté en fijarse bien, en avanzar, mirar más cerca. Más. Tan cerca que lo borroso se vuelve nítido, se vuelve claro. Jaja, claro. Hay cosas que pasaron antes, mucho antes, alg…

Cuatro años, mil momentos, y un ''cuenta conmigo''

Recibí una llamada una tarde.
Su voz me dejó claro que algo no andaba bien, que tenía que estar a su lado inmediatamente.
En ese momento daba igual los planes,cualquier cosa que tuviera que hacer, no tenía comparación con darle un abrazo a esa persona que tanto lo necesitaba.
Caminaba por la calle imaginando como había comenzado todo, cuatro años atrás. Recordé, como a partir de un día, él se convirtió en una de las personas más importantes de mi vida, cómo ha estado a mi lado cuando lo he necesitado, y como lo he apoyado yo en los momentos más difíciles. Sonreí al saber que el saber que estaba en mi vida lo hacía todo un poco más fácil.
Y es así, como pasó todo, como en una tarde más. Risas, tonterías, cualquier cosa era suficiente, pues no estaba solo, pues me tenía a su lado.
Que oleada de sentimientos, al poder ser yo misma al lado de alguien, sabiendo que no me juzgará, que no habrá nada que pueda cambiar las cosas, o al menos eso es lo que espero, pues personas así no se encuentras f…