Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio 30, 2012

Perfección; tú.

Somos increíbles.
Somos máquinas perfectas completamente diferentes y completamente perfectas en nuestro ser.
Cada persona es completamente diferente a las demás, es única, insustituible.
Jamás encontrarás a dos personas iguales, probablemente parecidas, pero poco más que eso. La mentalidad, la forma de ser de dos seres son la esencia de cada persona. Algo suyo, y por lo cual algo que es lo que es por naturaleza. Algo que con lo que se nace, que se lleva de por vida, que no se aprende ni se mejora, lo que somos. Nosotros.
¿Quién puede decir que no eres perfecto? ¿Quien marca la perfección? La belleza, la buena personalidad, los pensamientos adecuados. 
No hay nadie que pueda decir que tu no vales, que no das la talla, que no alcanzas el nivel.
Porque tú, si tu la persona que está leyendo esto.
Tú eres perfecto, eres bello tanto por dentro como por fuera, y no hay nadie que tenga el derecho de decir lo contrario. Y quien aún así lo diga, se equivoca. 
Porque todos somos como somos, tenemos nue…

Déjalo salir.

Creemos que la felicidad es algo difícil de obtener.
Vivimos corriendo tras ella para atraparla y tratar de tenerla el mayor tiempo posible como si fuera un bien preciado, el más importante de todos. Pensamos que nuestro objetivo es buscarla y por cada obstáculo que nos encontremos pensamos que se nos escapa, sentimos como se nos cae el mundo encima y nos rendimos observando como se aleja de nosotros eso por lo que tanto hemos luchado, lo que tanto nos ha costado conseguir.
Pero no es así.
No nos damos cuenta que la felicidad está en nosotros siempre, dentro de nosotros, y no hay que buscarla porque ya la tenemos.
Es algo tan simple y tan asombroso. Es increíble lo fácil que regresa esa felicidad que creíamos perdida a nosotros después de un valle gris perdido del que creíamos que no regresaríamos jamás, porque por cualquier cosa hacemos un mundo, un problema es una condena que nos imponemos nosotros mismos y nos autodestruimos haciendo que nada tenga sentido.
Creemos que perdemos la felic…