Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio 11, 2012

Enamorarse de una sonrisa.

Una sonrisa lo puede cambiar todo, absolutamente todo.
Puede cambiar lo que pensabas respecto una persona, puede librarte de una situación incomoda, puede meterte en un problema si lo haces en el momento que no sea adecuado, puede hacer que te enamores.
Una sonrisa puede entrar en el fondo de tu corazón sin permiso alguno y quedarse ahí guardada para siempre, su recuerdo, y la sensación que creó al ser expuesta puede ser algo que no olvides, que consiga que no olvides a su dueño.
Que gesto tan absolutamente poderoso, con tanta fuerza escondida en tan simple movimiento silencioso y minúsculo que puede llegar a salir del sentimiento más profundo.
Que gran belleza escondida en cada persona, que gran tesoro que muy pocos tienes el placer de descubrir y entender su significado.
Es tan simple como eso, una sonrisa.
Un consejo, sonríe, pues tienes una sonrisa verdaderamente hermosa.

Escucha tu voz interior.

Me dicen que debo madurar, que debo comenzar a comportarme acorde a la edad que tengo, comenzar a asumir mis responsabilidades, dejar atrás muchos defectos que debo ir superando, dejar de huir de los problemas, afrontarlos, buscarles soluciones, y sobre todo que debo comenzar a ser un poco más fuerte, dejar de preocuparme por tonterías, y centrarme más en la realidad.
De lo que no se dan cuenta es de como soy realmente, de lo que quiero e intento hacer, de que es lo que hago y que soy.
No saben que la madurez es un concepto que está muy alejado para mi, porque no tengo la edad para serlo, que lo soy en la medida que necesito, que asumo mis responsabilidades y asumo las consecuencias de mis actos, sé que lo que hago conllevan consecuencias, y lo acepto. No entienden que si sé que tengo muchos defectos, muchísimos, más de los que debería tener, pero que soy así, y que intento mejorar pero por mi misma y no por nadie más, porque soy como soy y punto.
Pero sobre todo, de lo que no se dan cue…