Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto 14, 2012

La formula del olvido.

Supongo que me tocó a mi recordar por los dos.
Esos sentimientos que desaparecieron en ti se instalaron en mi con la intención de quedarse, cuando en realidad yo quiero que desaparezcan.  Ojalá yo olvidara tan rápido como lo hiciste tú. Mejor dicho, ojalá tu no hubieras olvidado, no te hubieras olvidado de mi. No cuando yo te recuerdo tanto, pues te pienso como si no te hubieras ido. Y estás lejos, mucho más lejos de lo que yo quisiera que estuvieras aunque te quiero a mi lado, como aquel día, como todos esos días que ahora solo habitan en el pasado. En el mío por lo menos, pues como dije antes parece que tú olvidas rápido. Pensaba, que a medida que fuera pasando el tiempo, te pensaría un poco menos y te olvidaría un poco más, pero al parecer la lógica no hace efecto en mi, y lo único que hago es pensar en todo lo que un día se quedo sin hacer, en todo lo que dejó de importar. Y aunque realmente importe, solo se puede ignorar un poco el dolor, pues de nada vale tenerlo tan presente, cuand…

Pensamientos ajenos.

Y es así como dejaría todo por estar a tu lado.
Ya no importa el pasado conocido, lo importante es el futuro por conocer.
Cierro los ojos y me veo a mi misma sentada en la cama, con una caja al lado, una foto en mi mano, y lágrimas que no paran de caer.
No quisiera volver a pasar por eso, pues hay veces que el dolor alcanza el último riconcito de oculto del corazón y se apodera de el cual huésped no bienvenido. No puedo evitar observarme en el espejo. Mis ojos, un poco más húmedos de lo habitual por causa de las lágrimas que lo habitaron hasta hace bastante poco tiempo. Unas mejillas coloradas, y unos labios tan rojos que se podría decir que aún le quedan restos de un pintalabios que los hacían más voluminosos aún.
''¿Qué pensaras al mirarme?'', me preguntaba a mi misma sin quitar los ojos del reflejo que tenía justo delante de mi.
Sonrío. Te he imaginado contestándome que piensas que soy hermosa. 
Mi sonrisa se hace más grande solo al imaginar tu rostro. Jamás he visto rost…