Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre 3, 2012

Hello december.

He estado sentada pensando en que pensar.
He estado sentada durante tanto tiempo que ya no recuerdo que se siente al estar en pie.
Mi cama se ha convertido en el único lugar en el que puedo sentirme segura, en el que me siento libre, y donde mis pensamientos se descontrolan mientras miro sin prestar atención al armario que permanece en todo momento con las puertas cerradas.
Sé lo que hay tras esas puertas.
No tengo el valor para mirar. Hace daño. Duele.
Me pregunto que ganaría si luchara una vez más por todo, y luego, mientras una lágrima desaparece en la colcha me repito a mi misma una vez más que no hay nada que pueda lograr.
Nunca he sido capaz. Ahora menos, pues, ¿porque tendría que ser diferente de repente?
Es en ese momento, en el que vibra el móvil. 
No voy a mirar, ¿para que? no vale la pena, nunca la vale.
Y puede que algún día cuando mire, me sorprenda al ver lo único que quiero ver.
O puede que no.
No lo sé.
El caso es que, sea como sea ha llegado el invierno, ya estamos en diciembre, …

¿Sol? ¿Qué es eso?

Sentir el cielo entre mis manos al coger el bolígrafo y el papel.Noto como puedo con todo, como el cielo se hace pequeño bajos mis pies, pues ellos entienden todo lo que nadie más puede. Sentimientos. De esa mierda me sobra. Ojalá no fuera así, ojalá pudiera escribir sobre lo maravilloso que está el tiempo ahí fuera, con el sonido del viento golpeando las ventanas mientras yo estoy protegida con una gran manta que da demasiado calor al tiempo que veo mi película favorita. Hermosa sensación de protección. No la tengo. El viento me golpea mientras estoy desprotegida luchando por encajar una llave en una puerta que no abre. Puedo decir que me encantaría poder encontrar al menos la llave, que es lo que más necesito para poder protegerme de mi misma, pero el frío me congela sin siquiera darme la opción de que pueda moverme para impedirlo.  No puedo moverme. Y es que hablar del tiempo perfecto no es una opción, aunque la verdad es que he hablado del tiempo, pero sin hablar del tiempo.