Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero 3, 2013

[02]

Puede ser lo última que nos queda o lo primero que tenemos que hacer. Pues consiste en bailar bajo la lluvia y no en tratar que deje de llover. Disfrutar de las noches de frío en un rincón de protección, siempre será mejor que soñar por lo perdido, vale más dejarlo en un cajón. Y quien por amor haya vivido, entenderá todo lo que trato de decir, pues quien quiere como yo he querido, sabe realmente lo que es vivir. Esperar lo desconocido, por quererlo conocer, sin miedo a estar desprotegido, porque vale más arder. Pues en una calle oscura y silenciosa, me sentaré una vez más, y las estrellas, cada vez más hermosas, entenderá la gran intensidad. Yo lo noto y tu lo sientes, lo siento yo y lo notas tú, pues da igual el orden de lo sucedido, pues al final todo quedó sin luz. Y la luz vuelve al fin y al cabo, vuelve todo aquello que ayer se fue, y te das cuenta de que aquel triste pasado, se marchó para no volver. Hemos llegado hasta este punto, con todos y cada uno de los pasos, puede que m…

Ahora ahora, dale al play.

He perdido sin quererlo los papeles que me diste antes de ayer. Donde estaban los consejos que apuntamos pa' que todo fuera bien. 

Y ahora estamos caminos de la frontera, disfrutando a poquito la vida entera. Así que tengo que encontrarte para verte y que me digas otra vez. 
Y necesito una ayudita, una palabra que me pueda convencer. Y cuando me hablas la montaña es más pequeña y no se mueve cada vez.
Que dice que cruzamos, camino de la frontera, disfrutando a sorbitos la luna llena.
¿Cómo no voy a mojarme si aquí dentro nunca para de llover? Aquí no para de llover... Y si seguimos con el plan establecido, nos cansaremos al ratito de empezar.
Probablemente no encontremos el camino, pero nos sobrarán las ganas de volar. Nuestras ganas de volar.
Que fácil es perderse de la mano madre mía, agárrate. Que el vacío de ese baso no se llena si no vuelves tú a querer.
Y pasa cuando estamos camino de la frontera, pobrecita, cansada la vida queda. ¿Cómo no voy a cansarme si no paro y nunca dejo de c…