Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio 8, 2013

Mi escapatoria.

Tal vez me dormí llorando por la persona equivocada.
No lo llamaría llorar tampoco,
solo,
la carrera entre dos lágrimas 
que indican a saber qué tipo de sentimiento confuso, 
que de confusión sabe poco.
Poco.
Poco sé yo sobre mucho. 
Sobre ti.
Sobre nosotros. 
Y sobre mi, que debería de saber más que todo eso,
y sé lo que sé por sabidurías urbanas.
De esas que no se entienden mucho,
pero en el intento te quedas con gran parte de lo que necesitas.
Tal vez, el truco para no llorar siempre a estas horas
es dormir, y dejar la poesía para otro momento. 
Pero me gusta llamar a estas horas de la noche perdida, 
las horas de las lágrimas liberadas por tres letras que forman un verso que 
(para nada) 
es perfecto.
Tal vez, 
muchos me leen, pero pocos entienden lo que trato de decir.
Que si por palabras bonitas lees estas lineas, deja de leer.
Que palabras bonitas no vas a encontrar, 
sin un poco de sufrimiento en alguna de las letras. 
Ya sabes
como logran los grandes dejar el alma vacía al poner el punto y final.
Vacía…