Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio 30, 2013

Sin cabeza.

Hablo de los relojes que rompí por ti
para no mirar los segundos
que pasaban mientras no estaba a tu lado.

El tic-tac es una condena
sin barrotes de aislamiento
más allá del conocimiento
de que no estás para escucharlo conmigo.

Así que sonríe un poco
y cambiemos esas caras largas
por la cara que se me queda 
cada vez que pronuncias mi nombre.

Entre el frío de una noche de invierno.

Entre el calor de tu abrazo
mientras yo no podría parar de tiritar.

Pues al parecer,
aquí se perdona todo
menos dejar la copa por la mitad.

Así.
por una vez, 
seamos esos dos valientes
que olvidaron lo cobardes que son.

Por una vez.
Lo juro.
Solo una.

Y es que me perdí mil veces 
solo por la esperanza
de que pudieras encontrarme
para perderte conmigo.

Sin relojes.
Sin tiempo.
Sin testigos.
Sin ropa.
Con amor.