Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero 6, 2014

De vuelta a las andadas.

Entre mesas perdidas
y miradas encontradas,
cabezas agachadas
y una tenue luz que no alcanza 
ni para mirarse los pies,
descalzos.

Menos alas que ayer,
caídas
en la vuelta de la rutina,
perdida entre palabras dichas,
no escuchadas.

Hablaba sin decir
y entiendo
que al final quedaba todo
entre algún que otro pensamiento desierto.

Explícame como es esa sensación,
y por qué solo aparece a tu alrededor.

Resulta que desconecté durante tanto tiempo
que ya sólo quedaba ruído.

Busqué para encontrar ese silencio
pausado
y entrecortado
entre sonrisa y sonrisa.

No me salves de la caída,
ni del deshielo
de estos tiempos de arena.
Menos aún del tiempo.
Menos aún, 
de las cadenas rotas como agujas de reloj.

Sálvame de las cabezas bajadas,
de las sonrisas perdidas,
de la tuya
encontrada. 

Ya sabes.
Dos besos que saben a poco
y despedidas de mucho.

Apuntando en un último aliento
a las cicatrices en una piel
rasgada por el peso del silencio.
Tuyo.

Ahora
ya tan solo eres un salvavidas
que se ha convertido en mi pastilla
para no dormir.