Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2015

Es solo cuestión de fijarse bien.

Un día ves a esa persona 
y te enamoras de ella.
De inmediato.
Sin más. 
Sin remedio.               

Sin esperarlo,
e incluso sin darte cuenta
en un primer momento.
Pero de algo puedes estar seguro 
una vez que ocurra
será para siempre.

Ese es el amor de verdad,
el amor de tu vida
y de repente  
de pronto, 
lo sabes.


Lo de siempre.

A veces
tengo momentos de lucidez  en los que me doy cuenta  de que realmente no busco estar con nadie,  busco tan solo olvidarme de ti. Y entonces me doy cuenta de que nadie merece el sufrimiento  de curar mis heridas hechas  por ti a riesgo de las suyas.
Nadie debe cargar con el peso de arreglar mis desastres.
Así que aquí sigo. Enamorada. De ti.

Basta ya.

"Que no haya ni una mujer que tenga que esconder con maquillaje que en casa tiene al demonio por marido."      -Rayden. 
Ni una más
o mejor 
ni una menos.

Ni un abrazo menos para un hijo.
Ni un abrazo menos para una madre.

Y parece increíble 
ver como muere una sonrisa
a manos de un supuesto amor,
de un supuesto marido,
novio,
hombre,
que no merece más que el título de criminal,
asesino,
cobarde. 

Y estámos aquí para recordarselo 
para que no la olvide
para hacerle sufrir el sufrimiento causado,
que desee no haber nacido
que desee no haberla matado.

Ningún cumpleaños sin ellas
mejor una vida sin ellos,
mano dura con el que alardea de tenerla, 
al que no tembló ni un segundo,
al que no pensó en esa madre
en esos hijos,
en esa abuela,
en esa amiga,
en esa familia.
Ese que confundió su miserable vida con poseer el derecho de arrebatar otra.
A ese que no sólo roba una vida,
sino que destroza todas las de su alrededor.

Que sufran como ellas
que sientan el miedo que ellas sintieron
que vivan el terror en sus carnes

0:32

Yo puedo con todo esto.  Cada noche me lo repito. Cada día espero que sea verdad.

A veces está bien ser sincero con uno mismo. Y tal vez, hacérselo saber a los demás.

No quiero que pienses que no me acuerdo de ti. 
Si que me acuerdo de ti, claro que me acuerdo de ti, de nosotros, incluso me atrevería a decir que lo hago más de lo que me gustaría.
Para serte sincera, a veces incluso te echo de menos, y está bien, no pasa nada, supongo que cuando quieres a alguien de verdad, vale la pena ese dolor si es la única forma de que esté a tu lado aunque sea en forma de recuerdos, por un ratito más.
Y si, es cierto que no lo digo, que no lo demuestro o incluso que lo niegue de vez en cuando, pero supongo que es una cuestión de supervivencia. 
Pero hoy no.
Hoy estoy dejando gran parte de mi al descubierto, sin más, sin un por qué, pero a veces cuando llevas un peso tan grande sobre la espalda, cuando llevas algo tan dentro,  viene bien sacarlo a pasear un rato, aunque sea por poco tiempo, tal vez para evitar que te destruya por dentro, o quizá para demostrar, que no todo es lo que parece. 

Cuando quieres a alguien de verdad, créeme, no se supera de un día para otro…

Punto y coma.

Nos aferramos al dolor
e ignoramos la felicidad.

Que forma más estúpida de
autodestrucción hemos creado
al destrozarnos los corazones como a piñatas,
y al enamorarnos como tontos
de almas que no nos pertenecen,
y que quedarán para desgarrarnos por dentro
cuando ya no estén...
Y no están.

Sigue siendo lo mismo de siempre,
te echo de menos.

Que triste se ve diciembre sin ti.

Hace como tres días que se dañó la luz de la cocina.
Solamente parpadea
enciende, se apaga, se enciende y se apaga
y no puedo evitar pensar que se parece un poco a mi.

Llevamos desde entonces queriendo cambiarla 
pero sin hacer nada al respecto
como yo con mi vida
como yo con tus cicatrices
como yo
en cada uno de tus precipicios. 

Y resultó que lo último que pensaba que podía resultar
fue lo primero que terminó resultando
y hablando de resultados
que mal quedamos al final.

Hace tres días que cada vez que quiero prepararme una tortilla
tengo que encender la luz de la sala
y tratar que eso me refleje aunque sea un poco
aunque sea muy muy poco.
Pero con eso me sirve, 
ya que menos que eso he tenido desde el día en que te fuiste 
y te llevaste todas tus cosas 
y me dejaste aquí con todos tus recuerdos.

Tengo un tablón que a pesar de lo lleno que está
lo miro y lo siento vacío.
Lo miraba más cuando te tenía más cerca,
y ahora lo miro menos
y no porque te hayas ido 
sino porque no puedo dejar de mirarte a ti,
de mirar…

Una vez hablamos de fresas y nata. Pero eso también quedó pendiete.

Juro 
que voy a construir 
un castillo de sábanas y cojines 
y encenderé mil luces
y pondré todas esas canciones de fondo,
bajito,
para así escucharlas mejor.
Y yo no sé como llamarían ustedes a eso,
yo
lo llamo felicidad.

Y si,
en ese momento creería en la magia,
en lo bellos que son los días de frío,
en las lágrimas de alegría, 
en los sentimientos a distancia y callados,
en la felicidad 
al alcance 
de nuestra mano.

Es lo que siempre he querido,
el sueño de peque que nunca llegué a cumplir,
reina de corazones por un día, 
o por una noche, 
ya sabes.
Mezcla de risas y chocolate,
tal vez una película en blanco y negro,
tal vez la recopilación de nosotros,
y el perdernos 
(como sólo nosotros sabemos)
entre sábanas y besos. 

Y eso que al principio 
se trataba de un momento par ami sola,
conmigo misma,
pero la verdad es que contigo todo es mejor,
así que ven aquí.

Sería un bonito reencuentro,
¿No crees?
Me encargaré del vídeo de fondo
y el olor de palomitas recién hechas. 

Tú solo tienes que poner la sonrisa
aunque de eso
tam…

Me he cortado el pelo y creo que eso significa algo.

Soy de esas personas
a las que les gusta escribir ''sólo'' con tilde,
y si, sé que hace referencia al ''sólo'' de solamente,
aunque yo siempre he sido más del ''solo'' de soledad. 

No sé si lo sabes, 
pero La Laguna es preciosa cuando llueve.
En nada será de nuevo invierno,
será tiempo de chocolate caliente y bufandas,
paraguas y frío,
y joder, que ganas tengo de que llegue ya.

No podría escribirte más,
creo,
aunque quisiera.
No podría hacer ojos sordos
si supiera que lees estas palabras,
y trataría de inmiscuirme en tu mundo,
que tanto me duele,
tantas veces.

Decidí dejar de luchar
y no por falta de sentimientos,
siempre he odiado al que dice
que quien te quiere te busca,
sin saber,
o imaginar,
que quien te  quiere de verdad
a veces
solo
puede
desaparecer.
Me gusta caer en el olvido,
es una buena forma de caer,
es una buena forma de marcharse para siempre.

Soy de las que no vuelven
porque aprendo a estar mejor lejos. 

He tenido una mañana de café y frío,
y sé de buena ti…

No sé como lo hago, pero siempre termino hablando de ti.

Escribo poesía porque pensaba que no podías ser más hermoso
hasta que te vi en palabras.

Porque tengo varios miedos que sacar a pasear
de vez en cuando,
para que así no me coman por dentro
para que así,
destrocen todo lo que encuentren fuera.

Porque una parte de mi murió hace tiempo
y otra
nace llorando cada mañana al despertarme
y no encontrarte a mi lado.

Porque me da miedo decir x cosas si no es entre versos.
O x versos si no es por la pérdidas de cosas.
Tú ya me entiendes.

Porque tanta felicidad
o dolor
tiene que reflejarse de algún modo,
porque tengo que decir algo 
de alguna forma
porque de alguna forma 
debo lograr algo.

Porque es bello eso,
de caerse dos veces en la misma piedra.
Quien diga lo contrario miente,
quien diga lo contrario
sabe
pero que muy bien de lo que hablo.

Porque es la única forma de ver hermosos hasta los defectos,
miedos 
monstruos
incluso, los de debajo de mi cama,
incluso
los de arriba,
los que duermen conmigo y me dan las buenas noches antes de irme a dormir.

Porque me perdono a mi misma…

Las costumbres hay que respetarlas.

Soy experta
en entrar y salir con la misma.
Como en tu vida,
por ejemplo...

Y no pasa nada,
me ocurre constantemente
tanto en lo bueno,
como en lo malo.

Aunque en tu caso,

no sabría por cual bando decidirme.

Stay strong.

Recuerdo las noches sin dormir.
Los días sin comer.
Las ganas de llorar.
Y la sensación de que no iba a poder con nada de eso.

Tienen razón,
el primer amor es el que más duele.

A mi, me destrozó el alma.

Siempre hay que pensar en sobrevivir,
yo sobreviví.

Y vuelves a dormir,
vuelves a comer,
dejas de llorar,
y de repente puedes con todo.
Te haces,
de pronto,
indestructible. 

Aunque yo, 
personalmente,
le debo muchísimo más 
a la primera persona que me rompió el corazón...

''Ojalá  todo este dolor sirviera para algo.''
Recuerdo que pensé. 

Y así comencé a escribir. 




Y. Nunca. Se. Sabe.

Me he construido mi propio escudo,
y está bien.
Sonreír, 
sea como sea,
al final 
es algo positivo.

A pesar de eso, 
no puedo evitar pensar
lo que pasaría 
(seguramente)
si dijera todo lo que pienso,  
y siento,
realmente.

Y es increíble, 
porque nadie se hace una idea,
ni yo misma,
incluso.
Porque somos capaces de guardar
cualquier cosa,
y digo,
cualquier cosa 
en lo más profundo
para luego descubrir lo inimaginable,
o por el contrario 
no sacarlo jamás....

Hay cosas 
que se guardan 
para siempre.

Dos partes.

''Ahora el olvido solo me mira y me dice que avance, esperando hasta que la parca se lleve el dolor. La vida es un campo de batalla y mi única arma es el saber. El saber que estas bien cuando te alejas de mi.''
Víctor Herrera.

Reconoce que 
yo nunca he sido de pasar página
sino más bien 
de quemar el libro. 

No sé por qué
ni por quién
pero así siempre me ha ido mejor.

Siempre fuimos dos mundos opuestos
hasta que un día decidimos chocar
y así estamos
chocados.

Pero no pasa nada
siempre se me ha dado bien 
eso de reconstruirme.

Pon la mano justo aquí 
¿Notas como late diferente ahora?
Ya no está roto
y esa es su forma de agradecérmelo.

Jamás conocí un encuentro 
tan descoordinado como este
pero ha ido bien, 
y al final
esa la mejor forma de acertar que existe.

Yo nunca confié en nadie
hasta que confié en ti.

No sé como van las cosas
solo sé que van 
y están bien.
''Bien''
para mi 
siempre ha sido suficiente.

El caso es que tengo 
un tipo de fuerza que no sé por qué
pero siempre me lleva ha…

''Me gustas como nadie más.''

Y de pronto apareció él, con su camisa blanca que de una vez le quité para dormir. 
Con esa sonrisa que... lo siento, no tengo palabras para eso.
Con esa mirada convencida, y esa seguridad de que todo va a salir bien.
Aparece sin miedo y pisando fuerte. Pisando mi mundo, pero jamás pisándome a mi, y esa si que es la mejor forma de dejar huella.
Aparece para para dejarme sin miedos, para desnudarme, con ropa. Y me dice eso de que entiende todo mi pasado, pero que le da igual, que es hora de cambiar nuestro futuro. Y no sé por qué, pero no puedo dejar de confiar en él. 
Será por esa seguridad que tiene al arrancarme las dudas y hacerse cargo de mis monstruos, cuando no tiene por que hacerlo. 
Será, por como va arreglando los rotos que otros dejaron, cuando esa no es tarea suya. 
Pero lo hace, y no le da miedo ver la peor parte de mi, porque dice que le encanta tanto como mi cara recién lavada, cuando he dormido a su lado y corro contenta a darle un beso de buenos días. 
De pronto, aparece él co…