Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2015

''Una sonrisa, de esas que hablan...''

Hace tiempo que no te escribo y tal vez es por eso que te hecho tanto de menos.
Tal vez sea  que todo comienza a tambalearse a chocar a gritos de un lado para otro y yo ya no sé bien cual es mi lugar, o a que cuerda agarrarme para no darme el guantazo de mi vida al caerme  como sólo yo sé,  de bocas contra el suelo. Que tortazo, y qué esperado, llámame pesimista.
Antes tenía esa suerte que decías tú por estar  junto  a  ti.
Ahora me queda refugiarme en aquel pequeño espacio que es lo único que queda ahora porque al parecer ahí me siento un poco más segura.
Siempre he dicho  que no sé escribir sobre las cosas que me hacen feliz, aunque  para mi sorpresa de vez en cuando lo he hecho, y creo que no me ha salido tan mal (como pensaba).
No  te  había escrito,  tal vez, porque hasta ahora estaba  en una de esas películas rosas  por las que no cambias de canal en las próximas dos horas por la curiosidad de como va a terminar.
Y termina. Vaya que si termina, y dímelo a mi  que llevo diez minutos viendo las letras en la tele sin leerlas, i…

No estés.

No olvides que llevas el peso
de todas y cada una de mis cartas aunque no las hayas leído.
Escribir entre lágrimas siempre se me ha dado como no demasiado bien, y trágico.
Cada feche está escrita en rojo en la parte superior  izquierda, como solíamos hacer siempre. Decías eso de  ''Hoy te toca escribirme tú, que yo ya no sé que más decirte pero si demostrarte'' y yo sonreía como si jamás antes hubieras dicho tales palabras como si fuera lo mejor que me podrías decir.
Y aún sigo enseñada por ti, viendo las películas de siempre y sonriendo en los mismos comentarios, recordando como me mirabas al ver tu parte favorita para asegurarte que estaba pendiente de cada detalle, y no solo de la pantalla.
Siempre nos quedarán las viejas melodías con piano de fondo siempre me quedará aquel cosquilleo, sabiendo que eras tú el que llamaba, sabiendo, que tú también te acordarías de mi.
De los días de calor y esmalte de uñas, de las mismas películas de siempre, los taxis a 120, los a lo mejor, y el suponer que te has d…