Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2015

Y. Nunca. Se. Sabe.

Me he construido mi propio escudo,
y está bien.
Sonreír, 
sea como sea,
al final 
es algo positivo.

A pesar de eso, 
no puedo evitar pensar
lo que pasaría 
(seguramente)
si dijera todo lo que pienso,  
y siento,
realmente.

Y es increíble, 
porque nadie se hace una idea,
ni yo misma,
incluso.
Porque somos capaces de guardar
cualquier cosa,
y digo,
cualquier cosa 
en lo más profundo
para luego descubrir lo inimaginable,
o por el contrario 
no sacarlo jamás....

Hay cosas 
que se guardan 
para siempre.

Dos partes.

''Ahora el olvido solo me mira y me dice que avance, esperando hasta que la parca se lleve el dolor. La vida es un campo de batalla y mi única arma es el saber. El saber que estas bien cuando te alejas de mi.''
Víctor Herrera.

Reconoce que 
yo nunca he sido de pasar página
sino más bien 
de quemar el libro. 

No sé por qué
ni por quién
pero así siempre me ha ido mejor.

Siempre fuimos dos mundos opuestos
hasta que un día decidimos chocar
y así estamos
chocados.

Pero no pasa nada
siempre se me ha dado bien 
eso de reconstruirme.

Pon la mano justo aquí 
¿Notas como late diferente ahora?
Ya no está roto
y esa es su forma de agradecérmelo.

Jamás conocí un encuentro 
tan descoordinado como este
pero ha ido bien, 
y al final
esa la mejor forma de acertar que existe.

Yo nunca confié en nadie
hasta que confié en ti.

No sé como van las cosas
solo sé que van 
y están bien.
''Bien''
para mi 
siempre ha sido suficiente.

El caso es que tengo 
un tipo de fuerza que no sé por qué
pero siempre me lleva ha…

''Me gustas como nadie más.''

Y de pronto apareció él, con su camisa blanca que de una vez le quité para dormir. 
Con esa sonrisa que... lo siento, no tengo palabras para eso.
Con esa mirada convencida, y esa seguridad de que todo va a salir bien.
Aparece sin miedo y pisando fuerte. Pisando mi mundo, pero jamás pisándome a mi, y esa si que es la mejor forma de dejar huella.
Aparece para para dejarme sin miedos, para desnudarme, con ropa. Y me dice eso de que entiende todo mi pasado, pero que le da igual, que es hora de cambiar nuestro futuro. Y no sé por qué, pero no puedo dejar de confiar en él. 
Será por esa seguridad que tiene al arrancarme las dudas y hacerse cargo de mis monstruos, cuando no tiene por que hacerlo. 
Será, por como va arreglando los rotos que otros dejaron, cuando esa no es tarea suya. 
Pero lo hace, y no le da miedo ver la peor parte de mi, porque dice que le encanta tanto como mi cara recién lavada, cuando he dormido a su lado y corro contenta a darle un beso de buenos días. 
De pronto, aparece él co…