Ir al contenido principal

Basta ya.

"Que no haya ni una mujer que tenga que esconder con maquillaje que en casa tiene al demonio por marido."     
-Rayden. 

Ni una más
o mejor 
ni una menos.

Ni un abrazo menos para un hijo.
Ni un abrazo menos para una madre.

Y parece increíble 
ver como muere una sonrisa
a manos de un supuesto amor,
de un supuesto marido,
novio,
hombre,
que no merece más que el título de criminal,
asesino,
cobarde. 

Y estámos aquí para recordarselo 
para que no la olvide
para hacerle sufrir el sufrimiento causado,
que desee no haber nacido
que desee no haberla matado.

Ningún cumpleaños sin ellas
mejor una vida sin ellos,
mano dura con el que alardea de tenerla, 
al que no tembló ni un segundo,
al que no pensó en esa madre
en esos hijos,
en esa abuela,
en esa amiga,
en esa familia.
Ese que confundió su miserable vida con poseer el derecho de arrebatar otra.
A ese que no sólo roba una vida,
sino que destroza todas las de su alrededor.

Que sufran como ellas
que sientan el miedo que ellas sintieron
que vivan el terror en sus carnes
en sus ojos 
en su llanto.

Ni una más. 
Ni una menos. 


No pasaremos ni una más.
Lucharemos por muchas menos.


Comentarios

  1. Precioso y emocionante poema reflexión sobre el terrorismo machista. Y por qué es terrorismo? Porque en 50 años de Eta, asesinando a dos manos, la violencia machista solo en los últimos 20 años nos ha asesinado a cerca de mil quinientas mujeres, aproximadamente. Por eso me gusta tanto que la juventud tome conciencia de esta lacra y que luche contra ella con las armas que tenga. Gracias Lidia Paola por tu conciencia y solidaridad.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Especial.

Hablaré de ti,
Con ese pelo rubio
Y esa sonrisa fuerte,
Con esa valentía de poder con todo
Y no dejar que nada
te pueda
a ti.

Hablaré de cómo te emocionas con un par de versos,
De tus enfados
Y de tu cara de caprichosa,
Y de como me gusta porque es cuando eres más tú que nunca.

De tu estrés por la vida
Y de tu calma para los demás,
Siempre para los demás.

De las risas en momentos serios,
Y de tus ''tía''
Que repetirás como mil veces al día
Y qué yo espero escuchar mil veces al día más.

Hablaré de cómo eres mi apoyo,
Y de cómo elegiría mil veces el momento en el que decidí hablar con esa chica de la Facultad.

Hablaré de lo que somos las tres juntas.
Las tres unidas.
Siempre las tres.

Que seré tu fuerza cuando lo necesites
tus lágrimas cuando llores,
Tu eco cuando rías
Tus manos,tus ojos, y tu amiga sobre todas las cosas.

Que estoy aquí
Y qué espero
Que no lo olvides.

Hablaré de como te he visto reír
Y cómo te he visto llorar.
Y de como te quiero,
en poco tie…

Mereces un huequito aquí.

No sé cuál es el motivo,
que lleva a una persona a escribir,
pero bendito motivo.
Llorar,
palabras,
es la mejor forma de llorar que conozco.
(Y tú tienes gran culpa de ello)

Siempre he dicho
que a los monstruos hay que sacarlos a pasear,
que se pierdan si es necesario,
o que vuelvan,
si tienen que volver.
Al final
lo malo
sirve para hacernos fuertes.

Por experiencia diré,
que escribes una vez,
y caes en un puto vicio.
Pero leer,
leerte,
esa sí que es la mejor droga que conozco.

Y decirte,
que gracias a ti entendí que escribir no es huir.
Es afrontar.
Y hay que ser muy valiente,
para soltar todos,
y cada uno de tus miedos,
como quién anda con una pistola cargada,
y espera no dispararse encima.

Al fin y al cabo,
escribir y quedarse desnudo,
es casi lo mismo.
Y es cierto que mi cuerpo no te dirá lo mismo que mis palabras,
pero al final,
lo realmente jodido,
es sentirse expuesto.

Hay sonrisas,
letras,
y sombreros de medio lado,
que te hacen ver la vida de otra forma,
o entenderla,
o expresarla,
o como quieras llamarlo.
Y mira que …

Los tigres no lloran.

Me han preguntado por los tigres, por qué no lloran, y que significado tiene eso para mi. 
Es tan simple la respuesta, que tal vez me planteé mal la pregunta. 
Siempre he sido una hormiga. Ya sabes, débil y diminuta ante un mundo que me queda demasiado grande. Todos quedan mucho más alto que yo, mientra yo me quedo entre lágrimas aquí abajo. 
Rodeada de tigres. 
Esos que son fuertes, se olvidan a cada segundo de que yo estoy aquí abajo y me pisan. Tal vez sin querer, pero el ''sin querer'' también hace daño. 
Ellos se mantienen fuertes, erguidos, sin recordar, sin sufrir, sin sentir, sin amar, ni querer. Que si no es una hormiga será otra, mientras que la pequeña hormiga solo observa a ese único tigre, y lo quiere solo a él, cuando ese mismo es el que la aplasta entre sus garras después, para como no, luego olvidarla. 
La hormiga (que si llora), se hace débil, y se sienta aún más pequeña. 
El tigre, por el contrario, jamás derramará una lágrima por la hormiga (que ya derrama …