Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre 2, 2015

Que triste se ve diciembre sin ti.

Hace como tres días que se dañó la luz de la cocina.
Solamente parpadea
enciende, se apaga, se enciende y se apaga
y no puedo evitar pensar que se parece un poco a mi.

Llevamos desde entonces queriendo cambiarla 
pero sin hacer nada al respecto
como yo con mi vida
como yo con tus cicatrices
como yo
en cada uno de tus precipicios. 

Y resultó que lo último que pensaba que podía resultar
fue lo primero que terminó resultando
y hablando de resultados
que mal quedamos al final.

Hace tres días que cada vez que quiero prepararme una tortilla
tengo que encender la luz de la sala
y tratar que eso me refleje aunque sea un poco
aunque sea muy muy poco.
Pero con eso me sirve, 
ya que menos que eso he tenido desde el día en que te fuiste 
y te llevaste todas tus cosas 
y me dejaste aquí con todos tus recuerdos.

Tengo un tablón que a pesar de lo lleno que está
lo miro y lo siento vacío.
Lo miraba más cuando te tenía más cerca,
y ahora lo miro menos
y no porque te hayas ido 
sino porque no puedo dejar de mirarte a ti,
de mirar…