Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2016

A veces no hace falta tener tanta imaginación.

Imagina si te quise de verdad 
que habría abrazado balas 
a mil kilómetros/hora, por ti.

Hubiera recorrido todos los continentes en tu busca,
hasta capturarte,
hubiera nadado todos los mares y todos 
tus 
océanos. 

Imagina si te quise de verdad, 
que esperé noche tras noche a que volvieras,
y me quedé día tras día por si lo hacías.

Hubiera ido al infinito, 
bajado al infierno, 
y vendido mi alma al mejor postor.

Habría iniciado una guerra por tu causa,
y mira,
hubiera ganado sólo por ti. 
Habría luchado de verdad, 
como los valientes, 
como si de mi derrota 
dependiera tu mayor sonrisa,
ya sabes. 

Imagina si te quise de verdad
que te habría convertido en arte,
que te convertí
en una de las maravillas de mi mundo
pero sólo del mío, 
porque no hay nada mejor 
que el egoísmo de tenerte,
y le habría explicado  a los grandes artistas 
que no tenían que buscar más la perfección,,
que eres tú la fuente de inspiración de todos ellos,
y el único culpable
de las mayores obras de arte de este mundo. 
Y de todos los demás.

Imagina…

Cambio de planes.

Es cierto que le he declarado la guerra al amor, y que he decidido que enamorarme no está en mis planes. 

A menos que me mires y sonrías, a menos que mires este amanecer conmigo. 

Que llueva y estemos sin paraguas, que la próxima película quede interrumpida por mil besos, que no tengas ganas de irte, que yo me quiera quedar un poco más. Que compitamos por ver quién hace la bola de chicle más grande, que tengamos que salir a comer fuera, o que quieras pasar un día de sol y playa. 

A menos que me llames para decirme que estás esperándome fuera, que me cantes mi canción favorita al oído, que te quedes boquiabierto cuando me veas con mi traje nuevo, que se nos escape un globo y tratemos de cogerlo, que nos comamos por la mañana la pizza de la noche anterior, que vayamos caminando hasta lo más alto, porque de ahí se ven mejor las luces de la ciudad, que vayamos a nadar por la noche, que me dejes elegir la canción en el coche, o dónde toca ir a comer. Que me robes besos, que pasees conmigo de …

¿Somos felices? ¡Seámos felices!

¿Sabes esa felicidad
de saber que estás 
justo 
donde debes estar?

Y que da igual cuantas cosas vayan mal,
que lo bueno siempre está un paso por delante.

E ir por la calle y sonreir,
sonreírte a ti mismo
sonreírle a la gente,
sonreír.

Porque el jodido universo está de tu parte,
y vas logrando todo lo que te propones,
vas consiguiendo metas,
cumpliendo sueños,
y de pronto
ya no escribes porque algo te duele
sino 
porque todo te hace jodidamente feliz.

Esa sensación.
Esa puta sensación.

De que todo es bonito y debes escribir sobre ello.
Dejarlo plasmado,
sacárle una foto, 
convertirlo en poesía,
hacerlo infinito.

Hoy no tengo que buscar algo que me haga feliz, 
hoy lo soy. 
Ayer lo fui.
Mañana lo seré.
Joder.
Y téngo que gritárselo al mundo. 

Porque hay abrazos más importantes que besos, 
porque hay que mantenerse, 
porque no dormir a veces vale la pena,
porque sonreírle a una pantalla es jodidamente bonito, 
porque a veces 
el mundo 
desaparece. 

No sé, 
de pronto un día todo sale bien,
y las películas cursis ya están al al…