Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2016

Viene cuando viene.

Comencemos desde abajo
desde las cenizas,
desde los rotos,
desde las cicatrices al rojo vivo,
y las noches en las que necesitas una cerveza y un cigarro,
o un buen polvo. 

Convertimos la soledad 
en pagar por cualquier compañía de una noche,
o peor aún
de media vida,
y digo que es peor,
porque vender falso amor a cambio de compañía
es una putada por la que muchos hemos pasado.
Ya sea entregando.
Ya sea recibiendo.

Al final del día,
da igual cuanto te esfuerces,
o cuanto luches por permanecer,
simplemente te desvaneces
te transformas en nada, 
y entonces tan solo te quedará esperar.

¿Esperar a qué?
Al aburrimiento del que no tiene qué hacer por las mañanas,
del que se queda colgado por la tarde,
del que se siente sucio por la noche.

Decimos amor, como quien dice siguiente,
y es así, 
va por turnos. 
Hoy te toca a ti y mañana ya veremos,
pero al final,
siempre terminamos mirando para el lado que no es.

Hablo desde la herida a la que le echaron limón,
hablo desde el dolor, que solo ves si miras bien a los ojos,
desde la…

Hay silencios que hablan por sí solos.

Comencé a escribirte 
y descubrí que ya no me queda nada más por decir.
Éste es tu final, y éste es mi principio.
Bienvenida sea esa libertad en la que tú ya no me envuelves, y en la que mis últimos suspiros dirigidos a cualquier lugar de la nada
ya no se parecen lo más mínimo a ti.

Sentí que no me quedaba nada más por hacer 
salvo escribirte,
salvo salvarte.
Y creí, 
que estaba haciendo lo mejor, 
cuando cerré bajo llave todos los remordimientos
para luego dejarlos salir de golpe
e intentar que no pudieran con todo otra vez.

Después de todo eso no sé bien que pasó.
Sólo estaba yo sentada bajo todas esas mentiras,
y tú querías arreglar las vidas de los demás
dejándote ver por las noches como si por el día no existieras,
y como si en los atardeceres
el sol se marchaba porque no sabía nada de ti.

No sé bien en qué momento dejó de importarme todo eso,
pero me convertí en lo que tú jamás creíste que llegaría a ser:
libre.

De pronto todas las cajas de recuerdos quedaban vacías,
y las voces que contaban a lo que te …