Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2017

Adivina la pregunta.

Mi lugar favorito en el mundo
es cualquiera en el que tú estés sonriendo. 
Y creo, 
que es algo, 
que no te he dicho lo suficiente. 

Que no te guste tu sonrisa,
es un motivo más 
para decirte a cada nueva oportunidad lo mucho que me gusta a mí.

Hoy
voy a dormirme pensando en ti
para que sueñes conmigo, 
lo prometo. 

Y convertiré cada nuevo arrebato de cordura, 
en millones de ganas de enloquecer junto a ti,
en creer en los imposibles, 
y seguir sin entender a la gente
que cree conocer la magia
sin conocerte 

ti
primero.

Verás,
llevo tanto tiempo dibujándote
entre mis versos 
que resulta imposible pensar en tanta belleza,
a través de unas simples palabras
que no muestran ni un atisbo 
de lo que realmente eres.
Y de lo que realmente soy,
cuando estás aquí conmigo.

Aunque para eso no hacen falta muchas palabras,
solo una:
Feliz. 

Otra vez.

''Pero si no vamos a dormir.
No dormimos estando lejos,
¿Crees de verdad
que vamos a dormir estando cerca?''

Si me pides que sea sincera,
creo que jamás estuvimos más cerca que esa vez,
ni si quiera toda las veces siguientes,
y mira que fueron. 

Fuiste el único que me miraba y me decía,
''Venga, léeme algo,
hoy tengo ganas de sentir poesía''

Tú me haces sentir poesía,
y tal vez a día de hoy sigas sin saberlo.

No sé cuantas noches pasamos sin dormir, 
pero fueron muchas.
No sé cuantas confesiones, 
cuantas canciones, 
cuantas risas, 
o cuantas veces al día deseaba tenerte un poco más cerca.

Recuerdo,
que apareciste de repente,
y yo no supe que hacer. 
Luego lo recordaba constantemente, 
imaginando que recorríamos el mundo, 
y que aunque fuera solo una vez,
tú me dejabas elegir la música del coche. 

''Me da igual la música'' 
creo recordar que dijiste.
''Lo único que me importa es que tú estés a mi lado''
Sí,
esas fueron exactamente tus palabras. 
Creo q…

B.

Aprendí qué es hacer el amor
la primera vez que dormí contigo. 

Y sí, 
sé que solamente dormimos,
pero creo que de eso se trata,
de dormir con quién quieres 
sin la necesidad de nada más.

Simplemente sabiendo que está ahí,
que da igual que la cama sea demasiado pequeña,
porque encajas perfectamente entre esos brazos
y por primera vez en toda tu vida
no es incomodo dormir con alguien.
De repente, 
dormir solo, 
se convierte en la peor forma de dormir.

Hay personas que en poco tiempo 
dejan una huella enorme..

Lo más probable, 
es que pocos coincidan con esta descripción de ''hacer el amor''.
Pero créanme, 
a mí no se me ocurre mejor definición que esa. 

Un motivo demasiado precioso para hacer poesía. También.

''Eres una soñadora''

Cuántas veces me lo habrán dicho.  Cuántas veces he esperado que sea verdad.
Perdón por no pertenecer, (y no querer) a este mundo, a veces, demasiado cuerdo, demasiado cruel, demasiado crudo,  demasiado. 
Siempre he sido de querer volar aunque fuera arriesgando la vida con un paraguas. De bailar sin miedo a caer,  de cantar hasta desafinar en todas y cada una  de las notas. 
No podría ser de las personas que simplemente guardan una cara bonita como otra más. Es más lindo escuchar esa viaja melodía en tu cabeza cuando lo miras,  y sonreír,  esperando,  que no se dé cuenta de que es (una vez más) por él.
El mismo motivo de siempre.
Perdón por este arrebato de palabras,  pero hace días  que tan solo puedo escribir. 
Y quiero recordar aquella canción,  en aquel coche,  de aquella noche. Y seguir pensando,  que la vida es mucho mejor con un par de cervezas de más. Que el frío es la mejor excusa para robar un abrazo. Que hay camas que siempre nos robarán el sueño por la simple esperanza…

De todos los miles de,

Estaba dispuesta a encender mil luces por ti. 
Deshacer mil camas. 
Compartir mil noches. 
Cumplir mil sueños.
Construirte mil sonrisas.
Romper tus mil demonios.
Convertir mil ''ojalá...''.
Y enamorarme perdidamente mil veces cada día.

Ya van mil y una vez 
que nada de esto se cumple. 

A partir de ahora voy a dejar de contar. 




A L O N E

Necesito estar sola.

Es cierto que echaba de menos ciertas caricias,
ciertas miradas.
Ciertos besos con sonrisas de por medio,
y esos mensajes que te alegran el día,
por muy mal que te haya salido todo.

Que sí,
es muy bonito pensar en las noches de frío
y en lo bien que se llevan en compañía,
pero después de huir varias veces,
de salir corriendo sin mirar atrás,
me he dado cuenta de que necesito,
realmente necesito,
estar sola.

Salir y perderme entre la gente,
sentarme a mirar las estrellas y perderme entre constelaciones,
desconectar durante días,
tener la mente despejada,
sentirme en paz.

Al final él tenía razón.

No salí corriendo por sus miedos, sino por los míos,
porque tengo metas,
porque tengo sueños,
porque tengo el futuro tan cerca y tan lejos que asusta.

Tengo miedo.

No sé si alguna vez lo he contado,
pero cuando tengo miedo,
siempre salgo corriendo.
Y he corrido tan rápido,
que he perdido el aire,
y las fuerzas,
y las ganas.

Yo no quería sentir todo esto.

Sólo sé,
que no quería huir,
que estaba bien,
y ahora s…

Todavía con la resaca en los hombros.

¿Eres capaz de sentir toda esta nada?

Estoy convencida
de que el silencio,
puede hacer un ruido atroz. 
Incluso, 
si lo interpretas bien, 
puedes encontrar su significado, 
interpretar lo que dice,
aunque no lo diga.

Salvar un todo de la nada.

El mío es muy simple;
ya no te echo de menos.